Los láseres fraccionados de dióxido de carbono (CO2) son uno de los últimos avances en tratamientos de rejuvenecimiento de la piel no quirúrgicos. El láser de CO2 tiene la longitud de onda más larga de todos los láseres del mercado y se puede utilizar de forma segura en los tipos de piel más oscura con los ajustes adecuados en la configuración.

Los láseres fraccionados de CO2 se destacan por tratar las arrugas más profundas, los cambios de textura más severos provocados por el daño solar, las arrugas, las manchas, las cicatrices de acné y las cicatrices quirúrgicas o traumáticas. Se puede usar en la delicada piel del párpado y alrededor de la boca. También es un tratamiento muy efectivo para el daño solar y los crecimientos precancerosos.

Se puede usar para mejorar la textura, las arrugas y las manchas en el cuello, el pecho, los brazos y las piernas, pero esto solo lo deben hacer los expertos, ya que el riesgo de complicaciones, incluidas las cicatrices, es mayor en estas áreas.

Si lo requieres busca a los mejores: Dermavanzada